fbpx
Cómo convertir los errores en aciertos

Cómo convertir los errores en aciertos

La cantidad de información y el ritmo en el manejo de las redes sociales crece todos los días y, de repente, nos vemos autómatas y presas del posteo del día. Estar presentes e interactuar con nuestros seguidores, nos brinda oportunidades enormes de crecer y generar más ventas pero también podemos cometer errores en la vorágine. 

La idea no es que los errores nos asusten o paralicen sino que podamos aprender de ellos y, en lo posible, sacarles provecho. Me gusta la frase de una canción de Cerati que dice “sacar belleza de este caos es virtud”, y la aplico 100% al artículo de hoy en donde vamos a ver algunos de los errores más comunes cuando manejamos redes sociales, y cómo podemos dar vuelta la moneda y sacarle provecho a la situación. 

El uso de las palabras, la voz de nuestra marca.

Lleva tiempo encontrar el tono que queremos darle a nuestra marca, la construcción de una identidad no solamente es la imagen visual sino también la voz que vamos a usar. Nuestra voz la plasmamos de manera escrita u oral y hoy en día, que hay una tendencia fuerte de humanizar las marcas y de mostrarnos más reales, la voz importa y mucho. 

Con el tiempo vamos a ir puliendo nuestros modos e ir encontrando nuestra personalidad, pero los inicios pueden ser a los ponchazos. ¿Escribimos poco así la audiencia no se cansa o escribimos mucho para conectar y contar una historia? No sé escribir, me cuesta hablar en público, me trabo cuando hablo o me voy por las ramas… Son muchas las preguntas que te pueden aparecer cuando te sentás con la hoja en blanco a preparar tu próxima publicación, aunque lo que más tenemos que tener presente es cuál va a ser la voz de tu marca.

Los textos tienen tiempo de revisión y corrección, pero la voz hablada no. Acá pueden verse los errores más comunes cuando no tenemos en claro cuál es el tono de nuestra marca.

Hace algunos años manejaba la cuenta de una empresa social y me tomé tan personal el trabajo que un día me encontré contestando mensajes como si fueran mis amigos. La coordinadora de comunicación me levantó el dedo, me pidió que tuviera cuidado y que hablara por la empresa.

Entendí mi error: mezclé las voces, confundí a la audiencia, el mensaje no era claro y perdí la línea de la empresa. Rápidamente lo corregí, enganché nuevamente el hilo y funcionó bien, pero la charla con la coordinadora me sirvió mucho para prestar más atención a mi comunicación verbal. 

Y el error lo convertí como un acierto, aprendí que mi voz no se puede mezclar con la de la marca que represento (en este caso) pero que tampoco se puede mezclar con la de mi emprendimiento. Puede ser que para tu negocio aplique y ser vos misma te ayude a conectar, en mi caso no quiero mezclarlas así que aprendí a tener respuestas automáticas para ciertas preguntas, reviso mis textos para no hablar con palabras inventadas que sólo mi familia o mis amigos entienden, estoy atenta a responder comentarios o inbox con cierto tiempo de espera… en lo personal yo puedo contestarte al otro día, o simplemente responderte con un emoticon. 

Esta revisión de textos, las respuestas automáticas, el relojito de responder son hábitos que apropié luego de un error en el manejo de una cuenta externa, y los aplico en mi emprendimiento. Por ser cuidadosa en mis redacciones o en los videos que armo, no dejo de ser informal o humana, no debe confundirse preparación con ser fría… al contrario, en mi preparación con anterioridad me encargo de que mis palabras sean las correctas para poder conectar y atraer a mi cliente ideal. 

Abrir cuentas en todas las redes sociales que existen

No queremos dejar hueco sin nuestra presencia, nos bombardean con la idea de que en cada red social vamos a encontrar un público diferente, así que vamos de lleno a abrirnos cuentas en todas las redes sociales que hay. Le ponemos el mismo avatar a todas, completamos la info de manera detallada para que en todas aparezca lo mismo, y compartimos todas nuestras redes a nuestros contactos para obtener seguidores.

Hasta ahí es todo fácil y maravilloso pero la joda empieza cuando hay que armar contenido para cada red social, mantener los seguidores y lograr engagement en cada canal. No es que armando un post y subiendo el mismo a todas las redes ya tenemos el trabajo terminado: también hay que moderar los comentarios en cada red, tener un margen de respuesta alto para seguir aumentando la confianza de tu audiencia, es aprovechar y explotar la herramienta particular que tiene cada red a tu favor y no quedar antiguo en las tendencias, es mantener todas actualizadas todo el tiempo. 

Es mucho, no? Y suele ser un error que cometemos de ansiosas porque no tenemos en cuenta que, si bien el contenido puede ser el mismo, debe mostrarse de manera distinta. Facebook e Instagram pueden ser las más amigables para replicar pero la potencia que tienen las stories de Instagram no las tiene Facebook (aunque existan las stories también ahí). Otras redes que pueden ser compatibles para replicar son Youtube, IGTV, Spotify por el hecho de ser canales audiovisuales, pero cada una tiene su particularidad y su público, no podemos simplemente subir y esperar que la magia suceda. 

Así que ahora que tenemos abierto varios canales y no podemos mantenerlos todos al mismo tiempo con un nivel parejo, ¿los cerramos? Te diría que no porque sería tirar al tacho el tiempo invertido o los seguidores ganados, pero sí le pondría una pausa para reevaluar cómo podemos seguir aprovechando ese canal. En mi caso personal tengo abiertas 6 redes sociales (facebook, instagram, youtube, pinterest, behance y twitter) pero solo interactúo en una: desastre total! 

Mi decisión fue enfocar mi energía y contenido en Instagram porque es donde más cómoda me siento, y las otras redes las uso como herramientas de inspiración o de aprendizaje. Youtube y Facebook las uso para aprender, para participar de grupos afines, escuchar charlas motivacionales, obtener información sobre un tema en particular. Behance y Pinterest son mis canales de inspiración, armo moodboards para los proyectos que tengo con clientes, conozco artistas que me gustan, me contacto con posibles colaboradores como ilustradores o fotógrafos. Twitter es el que menos uso en Enebe pero lo tengo abierto, y estoy empezando a encontrarle la utilidad a través de los hashtags, ver tendencias en cuánto a la comunicación no verbal (porque twitter es meme puro).

En conclusión, el error de abrirme varias cuentas me hizo entender que no puedo ser generadora de contenido en todas pero sí puedo ser usuaria, y usar mis canales abierto como fuente de inspiración e información. Tener ésta actividad de usuaria me ayuda a entender el otro lado y usarlo a mi favor en el canal que decidí va a ser mi principal fuente.

Tener el contenido automatizado te roba un poco la espontaneidad

Aprovechar las herramientas de automatización que hay hoy en día es un pro que jamás podría definir como un error, nos ayuda muchísimo a la hora de mantener nuestra presencia en redes sociales y no perdernos en el día a día de generar contenido. Así que si las estás usando, bien por vos! Y si no lo haces aún, empeza a interiorizarte en las diferentes herramientas que hay, y comenzá este camino que es de ida. 

Lo importante de todo es ver cómo las estamos utilizando para que no se nos vuelva en contra. Relajar en que tenemos todo configurado para que tal día salga tal contenido puede jugarnos una mala pasada porque si no estás atenta se te puede pasar una fecha importante. 

Hace poquito me pasó que salio publicado un post que dirigía a un artículo en mi blog, y me olvide de actualizar mi Linktree para que el artículo estuviera disponible. Lo peor no es que me di cuenta del olvido, sino que una seguidora me escribió para decirme que había hecho click al instante de ver mi post y no encontraba el artículo. Corrí apurada a reparar el olvido, lo solucioné en el momento pero es un error que te puede costar un lector, te puede costar una venta o bajar tu reputación. Me consolé diciéndome que el error me mostró más humana y que no era una cuestión irreparable, pero no me gustó tener este olvido y a raíz de eso, me armé alarmas para estar más pendiente de ciertos posteos que requieren un enlace externo o una interacción más inmediata. 

Otro error común es programar un sorteo y no estar atenta al día que se realiza, olvidar algunas efemérides importantes que sumen a tu negocio, no estar pendiente de que el post salga en el horario que debe salir (las apps pueden fallar también)… Y todo esto se resume y se resuelve con una buena planificación de contenido, con estar atenta a tus redes y a los comentarios que aparecen para poder prevenir cualquier error. 

Mucho ruido y pocas nueces con el volumen de tus seguidores

Quizás fuiste de las que en un inicio hizo trampa y compró seguidores, mandó likes a todo para que te sigan y éstas cositas te generaron un buen volumen de followers que hoy por hoy hacen bulto pero no compran. La venta es nuestro fin así que si tantos seguidores no te generan ventas o una interacción mayor, no sirve para casi nada. Acá el error fue conseguir seguidores por conseguir, sin tener en cuenta quién es nuestro cliente ideal, pero fueron los inicios de nuestro emprendimiento en las redes y no podemos desaprovechar lo que tenemos, vamos a ver la mejor forma de aprovechar este volumen. 

Las cuentas que tienen más de 10.000 seguidores tienen la opción de poner links externos en las stories, así que es una buena forma de aprovechar y dirigir tu público a tu tienda online o tu sitio web. Tener gran cantidad de followers inevitablemente te hace más conocido, buscá la mayor interacción posible para llegar a más personas… Si tu seguidor no es tu cliente ideal, no pierdas de vista que un conocido o familia de él, puede serlo. Acá hay que hacer toda una estrategia de marketing para lograr ventas indirectas, dicen que no hay publicidad mala entonces aprovechar tu gran alcance te va permitir llegar a más lugares. 

Recuerdo que una emprendedora que conocí fabricaba unos bolsos hermosos que eran para mujeres mayores, y creía que ése público no lo iba a encontrar en redes sociales. Igual se animó y la empezaron a seguir un montón de personas (hombres y mujeres) pero que no enganchaban con su venta, entonces aprendió que en vez de hablarle a ésa mujer mayor le iba a hablar a la hija de ésa mujer, que iba a ser quien finalmente le compraría el bolso para regalar. Toda su comunicación se basó en un “regalale a mamá” y supo aprovechar ese volumen de gente joven que la seguía, incluso de los hombres que también podían regalar sus productos. 

Entonces, no elimines al seguidor que no interactúa con vos, sino que revisa y ajustá tu comunicación para llegar a ese cliente ideal, lo que muchas veces significa generar ventas indirectas.

Los comentarios negativos también pueden ser positivos

En este punto me quiero referir a comentarios negativos sin ningún tipo de razón porque puede pasar que alguien se queje públicamente de un mal envío hecho por error y ahí te recomiendo dar la cara para reconocer y enmendar. Pero hay comentarios que no tienen razón de ser, no estamos exentas de que nos suceda y no es nada lindo ver que nos juzguen o critiquen por el simple hecho de poner una opinión o subir algo a las redes. Si tiene que ver con una crítica a nuestro trabajo, dan ganas de bloquear y mandar a freír churros, lo cual podés hacerlo con total libertad pero mi opinión es la misma que cuando aparece un comentario con una razón clara: no borres nada y contestá.

Esconderse no es la solución para casi nada en esta vida, al contrario, dar la cara en situaciones poco favorables nos ayuda a moderar nuestro temple, a salir aireosas y a mostrar el verdadero carácter de nuestra marca. 

Personalmente me gusta cuando una marca usa el humor para responder un comentario mala onda porque anula y da vuelta el significado de esa mala onda. También podés contestar de forma educada, seria y pidiendo disculpas en caso que amerite, o responder dando tu punto de vista sin lugar a respuesta. La forma en que respondas va a mostrar al resto de tu audiencia el carácter de la marca, la cintura que tiene para enfrentar situaciones poco favorables. Y si lo sabés aprovechar podés ganar seguidores más fieles que se identifican con tu postura, y si no se identifican también ganas porque honestamente no es el cliente que buscás atraer.

En conclusión…

El camino en redes sociales es de aciertos y errores todo el tiempo, algunas cosas salen bien desde el inicio y en otras tenemos que ajustar para encontrar el punto que nos sirva. Desde mi lugar pienso que todo se puede aprovechar a nuestro favor, es aprendizaje propio y el camino que vamos recorriendo y nos da seguridad para tomar decisiones.

Deja un comentario