fbpx
Tu logo: 5 aspectos que lo hacen el indicado

Tu logo: 5 aspectos que lo hacen el indicado

Si estás leyendo este post puede ser o porque querés confirmar que tu logo cumpla con cuestiones formales o porque tenés dudas con el tuyo y querés ver en qué o cómo podrías mejorarlo. No importa de dónde haya surgido tu logo actual, ni cómo ni quién lo haya hecho, lo que sí es importante es analizar y pensar qué cosas funcionan y cuáles no.

La idea es poder avanzar e ir mejorando en cada aspecto de tu negocio y la imagen no debería ser lo último que revises. Entiendo que puede ser más importante ajustar y revisar los números para poder crecer con tu negocio, pero yo quiero sembrar la semilla de que la imagen que damos también es una pata fundamental para crecer y llegar a nuevos mercados.

La imagen de tu emprendimiento comienza con un logotipo, es el puntapié para toda la comunicación visual e institucional que vayas a desarrollar a lo largo de la historia de tu negocio. Y si comenzamos con el pie derecho el camino se nos hace más fácil de recorrer y todo va teniendo un sentido.

No me voy a basar en lo estético de un logo porque eso lo define la historia y valores de cada emprendimiento, la paleta de colores y la tipografía que uses va a depender de qué queres transmitir, si usas un logotipo o un imagotipo también va a ser una decisión pensada en base a tu negocio.

Todo eso lo trabajas con un diseñador en conjunto, pero hoy te quiero marcar 5 aspectos técnicos que debés tener en cuenta para evaluar si tu logo funciona en aspectos más formales y no tan emocionales.

1. TIENE QUE SER SENCILLO

No suma tener adornos o elementos decorativos que son mucho más interesantes usar en otra parte de la identidad de la marca. Si en tu logo hay algún elemento gráfico que no comunica apropiadamente o que cuando lo tapamos no hay un cambio notable (casi no recordás cómo se ve ese elemento dentro del logo), entonces está sobrando y lo único que hace es ensuciar la composición.

Los elementos gráficos que componen tu logo tienen que ser pocos y claros, menos es más. Cuánta más simplicidad haya en las formas y las tipografías, habrá menos información para asimilar y una mayor retención de esa imagen en nuestro cerebro; la simplicidad beneficia a la comprensión del mensaje.


Ejemplo.
Como diseñadora es mi trabajo quitar todos los adornos que haya alrededor de la marca, para poder agrandar el sistema de identidad y hacerlo más rico en su totalidad. Todo los fuegos artificiales en un logo, no funciona porque pierde la sencillez y dejás de verlo como un logo para verlo como un dibujo.
Imagen: un logo adaptado por mí

2. TIENE QUE SER RECORDABLE

Lo mejor que podemos lograr con nuestro logo es que se distinga y sobresalga del resto, para eso debe ser recordable con facilidad. Ya sea por ser muy simple o muy atractivo, o por tener una nota de originalidad, lo que importa es que el logotipo te remita inmediatamente a tu marca.
Para que un logo sea recordable, debe cumplir con esta premisa: cuando una persona lo ve sólo una vez y es capaz de describirlo a alguien más.

Ejemplo:
Muchas veces para lograr ser memorable hace falta tener una buena idea, una concreta y una sólida idea de lo que se quiere contar. Lo memorable tiene algo de ingenuo, sencillo, efímero… cuando ves tan claro lo que el logo quiere transmitir, lo entendes y no lo olvidás.
Imagen: Agencia de turismo en París.

3. TIENE QUE SER ADAPTABLE

A medida que vayamos creciendo en nuestro negocio, van a aparecer nuevos lugares y formatos en donde poner nuestro logo. Tiene que verse bien en cualquier lugar donde lo uses: en tu foto de perfil, en una tarjeta personal, en un banner de exposición, en la web, en un packaging, en una factura o en una firma de mail, etc.
Si tu logo presenta muchas líneas o formas puede que en una pantalla se vean lindos pero cuando lo imprimis en un formato de tarjeta personal, esos detalles se pierdan. Otra posibilidad es que si hay blancos internos no diseñados, en un formato chiquito pasan desapercibidos pero cuando queremos llevarlo a un banner de exposición, éstos blancos quedas raros.
Cuidar estos detalles hace la diferencia, la escabilidad de un logo es muy importante porque hay muchos formatos y resoluciones en las que podemos usarlo, y en todos debe verse igual para lograr una coherencia y consistencia en el mensaje de tu marca.

Ejemplo:
Como diseñadora, me siento en la responsabilidad de hacer un logo adaptable, o ya definir previamente las variaciones que va a sufrir de acuerdo al soporte donde va a mostrarse el logo, esto se aclara en un manual de marca porque ya se pensó el diseño con una mirada integral.
Imagen: Kodak para varios soportes

4. TIENE QUE SER CREÍBLE

Lo más importante que podemos ofrecer como emprendedoras es nuestra palabra, ser creíbles y confiables. Un logo se ve creíble cuando los detalles están cuidados, cuando hay algo que lo diferencia y lo hace distinto al resto. Hay que estar muy correctas en la elección del color para transmitir la emoción correcta, o en los símbolos que vamos a usar ya que algunos pueden tener connotaciones de acuerdo al ámbito donde se encuentre.
Que tu logotipo sea creíble y consistente hará que las personas se identifiquen con él y lo asocien a un sello de garantía. Y además es súper importante que tu logo sea asociado con tu marca, ¿no te pasó alguna vez conocer mucho un emprendimiento por toda su difusión pero no saber cuál es su logotipo? O visceversa! Tener tanto la marca como el logo asociados también te da credibilidad y seriedad.

Ejemplo:
Deja de tener credibilidad cuando el logotipo en vez de comunicar una cosa comunica algo totalmente diferente e incluso contraproducente a tu mensaje original. La idea original puede verse pero si en el juego de formas y tipografías y colores, se deja ver otro mensaje ya dejas de ver la marca para ver la imagen, y comienza a ser confuso y a perder seriedad.
Imagen: escuela de danza.

5. TIENE QUE SER ÚNICO

Hoy en día pareciera que todos podemos hacer un logo, y seguramente nos quede lindo, sea vistoso y la gente lo recuerde. Pero en este punto la originalidad va a ser lo que haga la diferencia entre un logo armado y un logo diseñado.
En otras palabras, ¡no te copies! Si en este punto de tu emprendimiento no podes invertir en una diseñadora, es mejor tener un logo sencillo que andar copiando ideas que no reflejan fielmente el espíritu de tu marca. Cada logo es un mundo, por lo que el logo para tu proyecto debe buscar su propia identidad y proyectar su personalidad, sino pasan estas cosas.

Bueno, no hace falta aclarar creo 🙂

Espero que haya servido en algo, que te haya hecho un click o que estes contentísima porque tu logo tiene un poco de todo esto. A veces no hace falta que sean las 5 cosas juntas, pero con tener al menos 3 tu logo está en buen camino. Al menos en cuestiones formales y técnicas, suele pasar también que un logo casero y sin tanto formalismo funciona porque simplemente es sencillo y tiene detrás todo un trabajo de marketing y posicionamiento; hoy en día no hay reglas para lo que funciona y lo que no, pero soy de las que piensan que el conocimiento nos allana mucho el camino, nos lo hace más seguro.

Noe!

Deja un comentario